y seguimos acomodandonos

He aqui nuestra casa:
Es relinda y amplia, super iluminada porque tiene ventanas varias y una puerta francesa que da al jardín del patio que da a un bosque, y a la izquierda de la casa hay un jardin de infantes y primaria, asi que se escuchan canciones infantiles tipo 10 am. Olesia esta feliz de tener espacio para corretear moscas. Y nosotros estamos bien, aun adaptándonos a la convivencia con Steve y Jiao. Al parecer empezando la segunda semana nos llevamos bien. Y el hecho de tener mucho espacio y 3 toilets ayuda!
A mi me conviene mucho mas por el trabajo, ahora Michael me lleva y de vuelta tren y bus. Tardo una hora, antes eran como una hora y 45 minutos de viaje de ida y de vuelta mas de dos horas.
Aun hay varias cosas que arreglar, Michael tiene su vino de elderflower en el garage, tenemos que mover un sofa, y aun no tengo mi compu conectada, tengo que usar la laptop de Steve, que utiliza el sistema Linux… asi que soy una geek ahora…

La mudanza

Hoy será la última noche que pasemos acá, mañana, si todo sale como esperado, dormimos en Heathfield. Por fin nos vamos a mudar, me gusta Dawlish Warren con tanto campo, playa y ovejas pero está muy alejado del trabajo de marido, del mío y de los parientes y amigos que frecuentamos, lo que conlleva que si vamos a ver a mi cuñado, nos toma una hora de viaje. Así estamos muy contentos de decirle adiós a la distancia, los turistas y la gente muy vieja que conduce (y no debería).
Por otro lado, mudarse es un dolor de cabeza… la casa luce asi….

Por suerte adonde vamos a vivir es más grande y con un lindo garage que va a servir de depósito.
En cuanto a nuestra divina hija peluda, Olesia, no sabemos cómo ella va a tomar la mudanza… no podemos hacer el típico ‘mojarle las patitas con aceite’, porque la mayor parte de la casa (como el 95% de las propiedades en Inglaterra) tiene alfombra. Será, entonces, tener que confiar en que a la gata le guste el lugar o se quede por amor a los que la alimentan y bañan.