Londres que no parece Londres?

Londres, he visitado la ciudad un par de veces ya, siempre me gusta porque es tan multicultural, adonde vivo no se ve tantas culturas y razas como en Londres, y esta ultima vez termine asombrada.

No por la diversidad, sino porque era como llegar a Londres, la ciudad musulmana. Aclaro no tengo nada en contra de la religión sino que cuando íbamos en taxi al hotel había estos tipos carritos -una bicicleta con un carro en la parte atrás tipo taxi llevando gente en la calle principal adornados con luces y música oriental a todo lo que da.

La música me encanto, pero no me gusto tener que estar en el taxi esperando, por una eternidad, o al menos eso me parece para que se mueva el tráfico con tanto carro!

Lamentablemente no tengo fotos, porque cuando llegamos bb no quería caminar… y cuando salimos a cenar me olvide de llevar el celular!!

Para donde miraras había mujeres usando burkas por todos lados. La verdad que no me creía que no había salido del país.

Decidimos quedarnos en un hotel cerca del consulado para poder estar ahí temprano y porque no fui sola sino con marido y crio. Así más fácil para movernos de un lado a otro ya que teníamos que ir al banco también.

Nos quedamos en un hotel el  Mermaid suite Hotel, no nos gustó mucho… para llegar a la recepción hay escaleras varias está arriba del restaurante… lo que es un problema cuando llegas cansado y con valijas, básicamente tienen tres edificios distintos. A nosotros nos mandaron a uno enfrente, el recepcionista nos dijo tienen un lindo departamento en el cuarto piso, cruzamos y había que subir por escalera los 4 pisos. Hacía calor, estábamos cansados y encima con el crio que no quería caminar, tardamos como 10 minutos en subir…

cansadimos!!!

Llegamos arriba y era espacioso y limpio pero no había aire acondicionado… encima hacía mucho calor húmedo del que la verdad no me aguanto mucho, y al que no me acostumbro, porque me hace sentir que no puedo respirar o más bien como que aunque inhale super hondo mis pulmones no se llenan…

En fin. Salimos a comer y la verdad Londres huele mal… no sé si habría problemas con el drenaje pero apestaba, al día siguiente seguía apestando pero no tanto, llovió bastante y finalmente pude respirar porque no había tanta humedad en el aire.

En la mañana fuimos al consulado donde nos atendieron muy bien, después salimos a las corridas para el banco y aunque tuvimos que esperar un rato en el consulado, me devolvieron el pasaporte al cabo de unas horas.

En ese tiempo aproveché para hablar con otros compatriotas, siempre lindo escuchar experiencias de vida de otra gente. Me alabaron el niño por supuesto, porque él es tan lindo!

en el consulado

Después de una parada para comer dimos una vueltas por el centro y pegamos la vuelta. La verdad que me gusta más donde vivo, será que estoy acostumbrada al olor de campo jejej